Archive for the ‘Juegos de bar’ Category

h1

La diana

octubre 21, 2007

La diana (o los dardos más coloquialmente) es uno de los juegos estrella de nuestros bares, junto con el billar, el pinball o el futbolín. Tiene la ventaja de ocupar mucho menos espacio que cualquiera de estos, a pesar de que, para jugar, sí se precisa de una distancia considerable. No obstante, no es demasiado frecuente ver dianas en los bares y cafeterías; es cara y desde un punto de vista económico no es demasiado rentable que digamos, aunque eso es algo que, desgraciadamente, hoy día le está ocurriendo a casi todos estos juegos.

dianaelitecomsp.jpg

El concepto de lanzar dardos intentando sumar la máxima puntuación posible es tan simple como desafiante, especialmente jugando más de dos jugadores. A pesar de que hay juegos tan sencillos como obtener la máxima puntuación o una puntuación concreta (301, 501 puntos…) creo que la modalidad por excelencia es el Cricket, con todas sus variantes, de las cuales, mi favorita es el Cut Throat, dónde gana quién menos puntos tiene, haciendo la partida mucho más interesante 😉 . Si tenéis alguna duda acerca de sus reglas, Jaichachu las cuenta en detalle.

Los modelos por excelencia de dianas, al menos en Galicia, son los fabricados por Presas, en otras partes de España supongo que serán parecidos aunque sean de otro fabricante. Las hay para cuatro o seis jugadores, y con más o menos juegos (como la variante Wild Round del Cricket, en la que los números cambian aleatoriamente cada ronda). La disposición de la diana también puede ser diferente, aunque esto creo que depende ya más bien de la antiguedad: Las más viejas tan sólo tienen un par de hileras de puntitos para los dobles y triples, con lo que es bastante más difícil acertarlos. Las más modernas, los tienen más anchos, lo que facilita la tarea (y por tanto, implica que la partida acabe antes, si es que se las saben todas… 😀 ) También existen modelos más “futuristas” con pantalla electrónica y posibilidad de jugar en red (absurdo, lo sé, pero real) e incluso con un marcador infrarrojo para el punto de tirada, situado a 2,57 metros, que invalida el lanzamiento si se pisa.

dianaelitecompcp.jpg

Lo más divertido de la diana es observar los peculiares estilos de la peña cuando tira. Desde el que adopta pose de jugador profesional aunque luego deje patente que no lo es (ahí estaría yo 😀 ) hasta el que cree que está lanzando una jabalina. También está el clásico que siempre pregunta “¿Cuántas rondas son?” a pesar de que sabe de sobra que son 20 (aunque no tiene porqué ser así, puesto que cada diana puede ser configurada de distinto modo por el dueño) y por supuesto, el que siendo la primera vez que juega, consigue ganar la partida tirando no se sabe muy bien cómo.

¡No os olvidéis de darle al botón después de tirar los dardos! 😀

Anuncios
h1

El Pinball

marzo 5, 2007

Las máquinas de Pinball (también conocidas hace tiempo como “máquinas del millón”) son para mí, los reyes indiscutibles de cualquier bar, salón recreativo o donde quiera que estén. Lo cierto es que me gusta tanto, que incluso me entusiasman los juegos de pinball para ordenador (menudos vicios con el Extreme Pinball…) 😉 .

Es increíble como algo tan simple, y también tan poco interactivo (a fin de cuentas, el más del tiempo sólo estamos mirando para la bolita 😉 ) puede llegar a ser tan divertido y tan adictivo. Pero así es, el reto de conseguir siempre la puntuación mayor, de descubrir todos los secretos y pasillos de la máquina es siempre desafiante. Claro que también depende de la máquina; ha habido grandísimas máquinas de pinball, muchísimas de ellas basadas en películas, pero también otros muy sosetes. Sin embargo, si podríamos definir algunas cualidades que hacen a un pinball especial:

– El tirador para la bola ha de ser precisamente eso, un tirador. Nada de un botón -aunque si es una pistola, como en la de Indy (¿O era en el de Guns ‘n Roses?) se le perdona 😀

-Cuando tiras la bola, el pasillo que recorre ha de llegar hasta la parte superior de la máquina ¿Qué mierda es esa de salir por la mitad?

-Si pierdes la bola sin que hayas tenido ni siquiera ocasión de usar los flippers, debería ser bola salvada y poder repetirla (esto que parece obvio no todas las máquinas lo hacen)

-La decoración no puede ser excesiva, hasta el punto de no ver la bola en la mitad de las ocasiones.

– Tener algún flipper extra aparte de los dos básicos siempre viene bien 😉 .

– Obtener multibola es una de las mayores satisfacciones que un pinball te puede dar 😀 así que no debería ser muy fácil conseguirlo.

– Lo único que tiene que mostrar la pantalla es la puntuación, o, como mucho, un minijuego de bonus al final, pero nada más. Nada de jueguecitos chorras con gráficos a color en medio de la partida.

¡Larga vida al pinball! y recordad, si la bola cae por el medio ¡levantad los dos flipper! 😀

h1

El billar

febrero 22, 2007

Este post, iba a ser una especie de repaso de todos los juegos que podemos encontrar en los bares, pero a medida que lo estaba escribiendo, me he dado cuenta de que, al menos el billar, merece un post aparte…


Quizá sea uno de los juegos más democráticos que existen, pues, quitando profesionales y algún flipadillo todo el mundo juega más o menos igual, por lo que cada partida es una auténtica incógnita. ¿Qué más da que metas rápidamente cuatro o cinco bolas si cuando te queden una o dos el otro te va a remontar rápidamente? Es un juego verdaderamente curioso, a veces me parece divertidísimo, y otras el más aburrido del mundo, sobre todo si juegas de cuatro, cuando puede pasar una eternidad entre un turno y el siguiente. Eso sí, es imposible jugar al billar sin que pasen varias de estas cosas:

-Siempre uno de los jugadores se empeña en colocar las bolas al principio en el orden correcto, mientras que al otro se la trae al pairo.

-Si el billar tiene varias ranuras aparte de la cual por la que se mete la moneda, siempre habrá alguien que se confunde y trata de meterla por otra.

-Si en cambio, es de pulsar el botón como los de toda la vida, siempre habrá alguien que se las arregle para atascar las bolas y que haya que llamar al camarero.

-El que le toca romper, en vez de golpear la bola blanca sólo la roza y ni siquiera llega hasta las demás. Insiste en repetir el tiro, mientras que el otro se empeña en romper ahora él.

-Si en vez de dos, jugáis cuatro, siempre alguno se va a confundir de turno.

-En cuanto alguien mete la última bola que le corresponde dice: ” y ahora he de meter la negra en el contrario” su rival le replica “no es en el contrario, es en el mismo”. Se tiran discutiendo por lo menos 5 minutos antes de proseguir.

-Después de un tiro a cuatro bandas totalmente espectacular en el que metes de un modo totalmente fortuito la única bola que no pensabas darle, siempre dices “era justo lo que pretendía hacer”.

-Si os quedáis ambos sólo con la negra, uno de los dos acaba metiéndola dónde no es porque está hasta los cojones de jugar. El otro se congratula por ganar, pero en el fondo estaba pensando en hacer él lo mismo.

-Si crees que, al principio, la bola blanca sale con todas las demás y te pones a rebuscarla entre las otras, es que salió por un hueco aparte en el otro lado del billar. Si piensas lo contrario, es que salió con todas las demás (Ley de Murphy del billar)

-Si el otro hace una penalización (no dar a ninguna bola, meter una de las tuyas…) siempre te inventas alguna regla para colocar la blanca donde más te convenga.

-Al acabar la partida, siempre hay que hacer el payaso con la bola blanca durante un rato.

-Alguien se pasará cinco minutos poniendo tiza en el taco para al final, rozarle a la bola.

-En la mayoría de los bares, el billar siempre está demasiado cerca de alguna mesa, por lo que hay que hacer numeritos para no acabar dejando sin dientes a alguno…

-Al menos una bola acabará saltando del billar y yéndose a tomar por culo.

-Si alguien intenta el tiro por detrás de la espalda y semisentado sobre el tapete, mejor que tengas la cámara a mano…