Archive for the ‘Juegos’ Category

h1

How well do you know your world?

enero 29, 2008

How well do you know your world? es un adictivo mini-juego on-line en el que se pone a prueba vuestros conocimientos en materia de geografía mundial. La mecánica es muy sencilla: se nos irán preguntando diversas ciudades y lugares importantes de todo el mundo y deberemos situarlos haciendo click en un mapamundi. Obtendremos mayor o menor puntuación en función de lo cerca o lejos que hayamos situado el emplazamiento de su verdadera ubicación.

dibujo.jpg

El pequeño tamaño del mapamundi se revela como una ventaja en muchas ocasiones, pues aunque no sepamos, por ejemplo, en que parte de Suiza está Berna, ¡con lo pequeña que es es casi imposible equivocarse! 😀 No obstante comprobaréis que cuando nos pregunten por ciudades rusas más allá de Moscú o San Petersburgo, o por minipaíses del tamaño de Malta (pero situados en el medio de la más absoluta nada) que la cosa no es tan fácil.

La primera vez que lo hice obtuve 378872 puntos (hubo algún resabidillo que me superó 😉 ) pero volveré a probar fortuna 🙂 .

Anuncios
h1

¿Contradicción o vacile?

diciembre 14, 2007

“A nuestro cerebro no le gustan las cosas que hace por obligación; no le gustan las tareas repetitivas. Así que trata de ser siempre positivo respecto de lo que estás haciendo y recuerda: ¡En la variedad está el gusto!”

El Doctor Kawashima, en More Brain Training, justo después de recordarnos que debemos practicar todos los días con sus super variados y originalísimos juegos 😀

h1

Fútbol de colegio

diciembre 3, 2007

¡Aaaah! ¡Aquellos entrañables y despreocupados años de colegio! Supongo que han venido a mi mente en estos días en los que toca estudiar mañana y tarde materias bastante menos enriquecedoras de las de entonces (procesadores de lenguajes en mi caso), y, sin embargo y necesariamente, con bastante más ahínco, por desgracia…

Y, cómo no, lo mejor del cole era el recreo, breve periodo (o periodos) ociosos en los que empleábamos nuestro tiempo en las más variopintas actividades. Serán varias las que recordaremos aquí, pero creo que la más apropiada para empezar es el fútbol de patio, cuyas normas no escritas (hasta ahora 😉 ) difieren bastante de las del fútbol de competición. Veamos:

En primer lugar, en el fútbol de colegio, ningún jugador tiene una función clara. Todos atacan y defienden en la misma medida y con la misma fortuna. Salvo en casos muy particulares, no hay ninguna estrategia y, desde luego, ningún jugador tiene asignada una posición fija en el campo (hasta ahora no hay ninguna diferencia sustancial con equipos como el Madrid por ejemplo 😀 ) El caso más extremo es el del portero, casi siempre la función más repudiada por todos los jugadores. Esto llevó a crear la denominación de portero escoba (el portero es el jugador más cercanos a la portería en cada momento) y portero delantero (el portero puede, además, actuar como un jugador de campo más) los cuales se combinaban con frecuencia.

Nunca jamás ha existido la figura del árbitro, por lo que sólo se pitan las faltas en las que ambos equipos están de acuerdo en que lo ha sido (o sea, las que acaban con algún jugador besando el santo suelo y sangrando por la rodilla) No obstante, el resto de faltas no pitadas, podían acumular bastante malahostia en el/los jugador(es) afectado(s) pero esto es fácil de solucionar recurriendo al ancestral método del hostiazolimpio entre los implicados.

Por lo general, y salvo que existan más de dos equipos, el tanteo es una cuestión secundaria. De hecho, muchas veces ni siquiera se hace referencia al tanteo absoluto (“vamos 20-17“) sino que basta con el relativo (“vamos ganando de tres“) La culminación del desprecio que se sentía por el marcador llegaba en los últimos instantes del recreo. Siempre algún jugador pronunciaba aquello de “el que marque, ganó” y si el que anotaba el tanto era un jugador de los perdedores, su equipo se erigía automáticamente como el ganador, sin encontrar objeción alguna a su victoria.

La diferencia de edad entre los alumnos y el escaso número de pistas de fútbol, obligaba en no pocas ocasiones a confraternizar a los alumnos con esa terrible raza amargainfancias denominada Los Mayores. Cuando los chinorros ocupábamos la pista antes que ellos, nunca nos echaban, sino que, en un ejercicio de magnanimidad por su parte, se ofrecían a jugar con nosotros. Sin embargo, a pesar de aparente superioridad, o quizá precisamente por ello, los mayores tenían mucho más que perder y poco que ganar en este enfrentamiento: Su victoria no va a representar ningún mérito, mientras que su derrota puede resultar humillante. La posibilidad de esa derrota es lo que nos espoleaba siempre a enfrentarnos a ellos a pesar de que nos sacasen una cabeza de alto y otra de ancho, y ni siquiera necesitasen recurrir a la regla de hostiazolimpio para demostrar que tenían razón…

Cualquier colegio público que se precie, las pistas de baloncesto se superponen transversalmente a la de fútbol, que incluirá además una de voleibol en su interior (¿Para qué vamos a construir más pistas si podemos presumir de tener una de fútbol, dos de baloncesto y otra de voleibol por el precio de una?) y, aunque no era frecuente, en ciertas ocasiones todas las pistas estaban ocupadas, con lo cual, las pachangas de fútbol y baloncesto degeneraban en un caos en el que no se sabía muy bien a lo que estabas jugando. En cualquier momento podías acabar con un balón de baloncesto en los pies o uno de fútbol en las manos, tras lo cual, en un acto de ira, le propinabas un monumental puntapié para que algún sufrido participante de “la otra” pachanga tuviese que ir a buscarlo a tomar por culo.

Seguiremos recordando el fútbol y otros juegos de colegio, pero ya se me ha ido bastante la olla por hoy 😀

h1

Ciudadelas

noviembre 22, 2007

Ciudadelas (Citadels) es un juego de cartas de temática medievo-fantástica creado por Bruno Faidutti y publicado en España por EDGE Entertaiment.

citadelsnew.jpg

En el juego, nuestro objetivo es construir una ciudad, edificando para ello distintos distritos de la misma como pueden ser castillos, monasterios, cuarteles, almacenes… para ello dispondremos de monedas de oro con las que costear su construcción, y diversos personajes con varias habilidades para hacer la partida más…interesante 😉

Naturalmente, todo está representado por cartas. Se repartirán al principio unas cuantas cartas con nombres de distritos al azar a cada jugador, y cada vez que nos corresponda y si queremos, construiremos un de ellos simplemente pagando su precio y poniéndolo en la mesa.

Así sin más, el juego puede parecer un poco simple. Pero la salsa de Ciudadelas se encuentra precisamente en los personajes. En cada ronda de la partida, los participantes escogerán por turno uno de los ocho personajes de los que dispone el juego. Después, se irán nombrando estos personajes por orden, y los jugadores enseñarán el suyo cuando corresponda. En ese momento se aplicará la habilidad del personaje, que puede ser recibir monedas de oro adicionales, construir más distritos, matar a otro personaje….

Por si fuera poco, el juego cuenta además con diversos distritos especiales con propiedades mágicas, los cuales podemos combinar a veces entre sí o con diversos personajes para obtener interesantes combinaciones que nos proporcionen más oro para construir rápidamente nuestra ciudad, o por contra, intentar destruir las de nuestros enemigos. 😀

Aunque así contada la mecánica pueda parecer un tanto confusa, en realidad es muy sencilla. Y sin duda, con un par de partidas es suficiente para entender la mayoría de sus posibilidades. Es una de sus principales ventajas; esta sencillez permite organizar partidas rápidamente aún con gente más reacia a esta clase de juegos. (No tiene nada que ver por ejemplo, con los más enreversados Magic y Yu-Gi-Oh! de los que también hablaremos) Pero esto también tiene su lado negativo: Al cabo de poco tiempo descubrimos que las partidas tienden a hacerse algo repetitivas y que la mayor parte de estrategia reside en la elección del personaje e intuir cuáles cogerán tus adversarios. Esto es especialmente notable en partidas de tan sólo dos jugadores (dónde es demasiado evidente cuáles ha escogido el otro) Sin embargo, pueden jugar hasta 7 jugadores, en tal caso, Ciudadelas gana muchos enteros y pueden darse casos de partidas realmente apasionantes.

En resumen, un juego original, sencillo y adictivo, apropiado para pasar una buena tarde con los amigos (incluso con aquellos recelosos de probar juegos un poco frikis como este 😀 ) sin tener que complicarse demasiado.

h1

Hobby Consolas

octubre 28, 2007

Hobby Consolas era y es una de las revistas más populares que hay en cuanto al mundillo de los videojuegos de consola se refiere.

hobbyconsolas.jpg

Empezó su andadura allá por el año 91, si no recuerdo mal, con nada menos que Bart Simpson en portada 😉 No obstante, no sería hasta el número 13, con otro personaje de la famosa serie en portada (Krusty el payaso) cuando oí hablar de ella por primera vez. Poco tardé entonces en hacerme con ella; al mes siguiente, con el tema estrella de la salida de Street Fighter II en Super Nintendo (quizá el juego que más me ha robado el sueño jamás 😀 ) el número 14 de la revista se convirtió en el primero de mi colección.

hobbyconsolas2.jpg

Hobby Consolas tenía algo muy especial, que hacía que muchos la esperásemos mes tras mes como agua de mayo. Ninguna otra revista de la época podía hacerle frente, como la Superjuegos, o sus “hermanas menores” Nintendo Acción o la extinta TodoSega. Como potenciales aficionados a los videojuegos que éramos, queríamos estar al tanto de todo lo que sucedía en el mundillo, no limitarnos a unas u otras consolas. Incluso devorábamos cada artículo sobre juegos y consolas que difícilmente podríamos catar, como la exclusiva Neo Geo, una consola basada en placas de recreativa cuyos juegos podían superar la barrera de las ¡50.000 pesetas! si se trataban de novedades.

Pero no sólo era culturilla general videojueguil lo que nos proporcionaba Hobby Consolas 😉 era también el medio que teníamos para elegir los por entonces contadísimos juegos que nuestros adorados progenitores estaban dispuestos a regalarnos; Probablemente, tendríamos que estirar la vida útil de esos juegos durante muchos meses, así que no era una buena idea dejar esta elección al tun tun, o peor aún ¡en manos de nuestros padres! 😀

A pesar de que apenas conservo un par de números de recuerdo (mi madre me los tiró casi todos…) recuerdo a la perfección muchos de ellos, y cómo no, todas sus emblemáticas secciones: Teléfono Rojo, donde un redactor que respondía al sobrenombre de Yen respondía nuestras cándidas preguntas acerca de novedades, comparativas y géneros. Lasers y Phasers, repositorio de trucos y curiosidades de cualquier juegos por cortesía de los propios lectores, o incluso secciones tan infatiles como ¡Qué locura!, en la que simplemente los lectores enviaban sus dibujos, más o menos relacionados con los videojuegos…

Deje de comprarla alrededor del número 40, si no recuerdo mal, cuando los 32-bits empezaban a imponerse y Mega Drive y Super Nintendo daban sus últimos coletazos. No obstante, aún hoy, muy de vez en cuando, compro algún número simplemente por nostalgia, y por que, a pesar de que ya no tiene nada que ver con la época en la que yo la compraba, sigue siendo una revista muy entretenida.

Exagerada, sensacionalista, poco rigurosa y totalmente infantil. Son sólo algunos de los

241871-150x500.jpg calificativos que merece la revista en sus comienzos. Pero a pesar de ello, o quizá gracias a ello 😉 , consiguió hacerse un hueco en nuestro corazoncito. En el cole la llevábamos muchos a clase, la comentábamos hasta el más mínimo detalle y apenas dejábamos alguna página sin leer y releer. Fue el reflejo de un tiempo en el que sólo jugábamos con videojuegos los más pequeños, y estos eran vistos por el resto de la sociedad como un “atontamiento” y “algo que nos alejaba de lo que realmente teníamos que hacer: estudiar” Pero, a pesar de nuestros enemigos 😉 , esa generación creció y no perdió su afición, sino que un muchos casos se agravó. Pero como ya nos hicimos mayores, las revistas, y entre ellas Hobby Consolas, crecieron con nosotros y se hicieron más “serias”.

Sirva este artículo como pequeño homenaje a esa época y a esa primera generación que creció con los videojuegos 🙂 .

h1

La diana

octubre 21, 2007

La diana (o los dardos más coloquialmente) es uno de los juegos estrella de nuestros bares, junto con el billar, el pinball o el futbolín. Tiene la ventaja de ocupar mucho menos espacio que cualquiera de estos, a pesar de que, para jugar, sí se precisa de una distancia considerable. No obstante, no es demasiado frecuente ver dianas en los bares y cafeterías; es cara y desde un punto de vista económico no es demasiado rentable que digamos, aunque eso es algo que, desgraciadamente, hoy día le está ocurriendo a casi todos estos juegos.

dianaelitecomsp.jpg

El concepto de lanzar dardos intentando sumar la máxima puntuación posible es tan simple como desafiante, especialmente jugando más de dos jugadores. A pesar de que hay juegos tan sencillos como obtener la máxima puntuación o una puntuación concreta (301, 501 puntos…) creo que la modalidad por excelencia es el Cricket, con todas sus variantes, de las cuales, mi favorita es el Cut Throat, dónde gana quién menos puntos tiene, haciendo la partida mucho más interesante 😉 . Si tenéis alguna duda acerca de sus reglas, Jaichachu las cuenta en detalle.

Los modelos por excelencia de dianas, al menos en Galicia, son los fabricados por Presas, en otras partes de España supongo que serán parecidos aunque sean de otro fabricante. Las hay para cuatro o seis jugadores, y con más o menos juegos (como la variante Wild Round del Cricket, en la que los números cambian aleatoriamente cada ronda). La disposición de la diana también puede ser diferente, aunque esto creo que depende ya más bien de la antiguedad: Las más viejas tan sólo tienen un par de hileras de puntitos para los dobles y triples, con lo que es bastante más difícil acertarlos. Las más modernas, los tienen más anchos, lo que facilita la tarea (y por tanto, implica que la partida acabe antes, si es que se las saben todas… 😀 ) También existen modelos más “futuristas” con pantalla electrónica y posibilidad de jugar en red (absurdo, lo sé, pero real) e incluso con un marcador infrarrojo para el punto de tirada, situado a 2,57 metros, que invalida el lanzamiento si se pisa.

dianaelitecompcp.jpg

Lo más divertido de la diana es observar los peculiares estilos de la peña cuando tira. Desde el que adopta pose de jugador profesional aunque luego deje patente que no lo es (ahí estaría yo 😀 ) hasta el que cree que está lanzando una jabalina. También está el clásico que siempre pregunta “¿Cuántas rondas son?” a pesar de que sabe de sobra que son 20 (aunque no tiene porqué ser así, puesto que cada diana puede ser configurada de distinto modo por el dueño) y por supuesto, el que siendo la primera vez que juega, consigue ganar la partida tirando no se sabe muy bien cómo.

¡No os olvidéis de darle al botón después de tirar los dardos! 😀

h1

Top 10 de videojuegos (IV)

agosto 24, 2007

¡Por fin! La tan esperada cuarta entrega del Top 10 de videojuegos ya está aquí 😀 seguramente tardará mucho en haber otra, así que disfrutadla xDDDDDDDD

Batman Returns

Sega, 1992, Game Gear

batman-returns_002.png

Un arcade plataformero inspirado en la segunda película del Caballero Oscuro. Unos gráficos alucinantes para la GG, una variedad de movimientos muy amplia para nuestro héroe y una ambientación bastante lograda teniendo en cuenta las limitaciones de la consola.

Super soccer

Nintendo, 1992, Super Nintendo

supersoccer350x304.jpg

A pesar de que a priori su novedosa perspectiva en Modo 7 no parecía demasiado jugable, eran suficientes un par de partidas para comprobar que Super Soccer era y es diversión en estado puro. Un juego de fútbol con botón de pasar, tirar y…poco más 😀 y no necesitaba de más para hacernos pasar tardes enteras en partidos cuyos tanteos solían ser del orden de veinte goles por cada equipo…fútbol real en estado puro 😉

Gran Turismo 3

Sony, 2003, Playstation 2

gran-turismo-3400x300.jpg

Los GTs de la Play 1 nunca me convencieron del todo, lo de los carnets estaba bien por original, pero el juego en si era demasiado cutre gráficamente (yo es que estaba acostumbrado a las recreativas de la época 😀 ) pero con la llegada de la Play 2 la cosa cambió. Se redujo ostensiblemente el número de coches, pero el juego ganó en realismo y calidad gráfica de una manera bestial, convirtiéndolo en mi simulador de conducción predilecto (a pesar de que los coches ni siquiera se rayen…)

Donkey Kong Country

Rare, 1994, Super Nintendo

donkey_kong_country256x223.jpg

El DKC fue uno de los grandes hitos en los que la gran N demostró que lo suyo era ir a su puta bola; mientras otras compañías parecían centrarse ya en los entonces inminentes 32-bit,relegando a los 16 al ostracismo, Nintendo sorprendió a todos con este plataformas de sorprendentes gráficos que estaba al nivel de diversión de los mejores Marios. Sus continuaciones, aunque notables, ya no supusieron ese golpe de efecto.

Killer Instinct

Rare, 1995, Super Nintendo

killer_instinct_256x224.jpg
Nuevamente Nintendo sorprendió a propios y extraños con este violento arcade con el que se desmarcaba de su habitual tónica de juegos con apariencia infantil. Pero KI era mucho más, magníficos gráficos, jugabilidad endiablada y un concepto de lucha novedoso gracias a un original tratamiento de los combos. Y no nos olvidemos de esa música hipercañera que incitaba aún más a la violencia 😀 .

Bugs Bunny Crazy Castle

Kemco, 1993, Game Boy

bugs-bunny-358x400.jpg

Una apuesta enormemente personal, lo admito, pero este juego, con el conejo de la suerte recorriendo diversos laberintos recogiendo zanahorias al tiempo que esquivaba a los más míticos personajes de la Warner, resultaba adictivo a más no poder. A pesar de su sencillez gráfica, el modo en el que te obligaba a estrujarte el cerebro y su ajustadísima curva de dificultad hacían de él un pequeño clásico.

Day Of The Tentacle

LucasArts, 1992, PC

tentacle640x400.jpg

“Nunca segundas partes fueron buenas”, está claro que ni Ron Gilbert ni Tim Schafer corroboraron jamas esa frase…DODT es buena prueba de ello: gráficos divertidísimos, un sentido del humor genial, todas las virtudes de una segunda parte (carisma de los personajes, referencias a la primera parte…) y ninguno de sus defectos, y de postre, los puzzles más ingeniosos y alocados que se hayan visto.

Darkstone

Delphine Soft, 1999, PC

darkstone640x480.jpg
Sí, lo sé, una imitación barata y descarada del Diablo, pero en fin, yo no soy ningún fanático de estos juegos destrozaratones la verdad sea dicha, pero el Darkstone, con su sencillez, sus coloristas gráficos 3D y su variedad de escenarios y ajustada dificultad consiguió que viciase no poco tiempo recorriendo bosques y mazmorras 😉 .

The Need For Speed

Electronic Arts, 1996, PC

nfs512x384.jpg

El primero de la saga de coches más prolífica de la historia (supongo…) Diversión a tope por sus cochazos (entonces, ver coches reales en un videojuego era cosa rara) y por alternar circuitos con trazados urbanos. Espectacular el que era todo recto y aún así no conseguías poner el coche al máximo 😀 .

Extreme Pinball

Digital Extremes, 1995, PC

extreme320x200.gif

Soy tan fanático de los pinball, que incluso los videojuegos del mismo, aunque no se puedan comparar, me vician. Este en concreto es mi favorito, con sus coloristas y diferentes mesas, repletas de secretos y corredizos y su más que aceptablemente realista física de la bola.