h1

El Acorazado Potemkin

diciembre 10, 2007

Hoy vamos a hablar de una de las películas más famosas e importantes de la historia del cine, el largometraje ruso de 1925 El Acorazado Potemkin, dirigida por Serguei M. Eisenstein.

elacorazadopotemkingk1.jpg

El argumento de la película es en realidad bastante sencillo y no es precisamente ese el motivo de su trascendencia. De hecho, el film fue encargado a su director simplemente como reclamo patriotista que ensalzara los valores de la revolución bolchevique (también conocida como Octubre Rojo 😉 ) lo cual no resulta un premisa muy prometedora para realizar una obra maestra del cine…

Hartos de las condiciones infrahumanas en las que habitan, los tripulantes del acorazado Potemkin deciden sublevarse contra su mando. Llegan a la ciudad de Odesa, donde los lugareños simpatizan con su causa, pero son atacados cruelmente por el ejército ruso y deben huir. Finalmente y tras una espectacular persecución, son perdonados.

Pero no debemos olvidar que en 1925, el cine estaba prácticamente en pañales y estaba todo por inventar. El gran aporte de Einsestein, consistió en lograr efectos emocionales mediante movimientos de cámara nunca vistos hasta el momento. Pongamos un ejemplo, en la archiconocida escena de la escalinata de Odesa (copiada, imitada, parodiada y homenajeada hasta la saciedad) El director acentúa el dramatismo de la situación haciendo tomas en picado de los habitantes de la ciudad mientras huyen, o alternando un primer plano de una mujer gritando de pánico, con otro más general de toda la muchedumbre huyendo de los soldados rusos. De esta forma, se muestra la crudeza del momento de un modo mucho más emocional, mucho más cinematográfico.

A día de hoy, esto nos parece lo más elemental del mundo, pero hace 80 años no era así. Con Einsestein, el cine empezó a ser cine y comenzó a quitarse la etiqueta de mero entretenimiento pasajero que algunos (incluyendo los hermanos Lumière, sus creadores) le habían impuesto. El ruso, siguiendo los pasos de su coetáneo norteamericano D. W. Griffith, comenzó a convertir el cine en arte, demostrando que también esa “sucesión de imágenes” podía llegar hasta lo más profundo de nuestro corazón.

Si se ve hoy día, y en mi modesta e ignorante opinión, El Acorazado Potemkin se ha quedado totalmente obsoleta. No ha resistido el paso de los años de la misma manera que otros grandes del cine mudo. Su montaje se torna ahora casi rudimentario, y sus notables carencias técnicas se hacen demasiado evidentes. Pero no me malinterpretéis, El Acorazado Potemkin está considerada hoy día como una obra maestra absoulta y atemporal y eso es sin duda lo que es (incluso fue nombrada en los años 70 como la mejor película de la historia del cine) Y es que no debemos de olvidar que el cine no sería hoy como lo conocemos de no ser por visionarios como Serguei Eisenstein y películas como esta 🙂 .

Anuncios

One comment

  1. Gran película, pasan los días y sigue inspirando a nuevos artistas

    Ejemplo de ello, lo encuentramos con esta metáfora entre formato analógico vs digital

    Battleship Potemkin (Atari 2600 Remix with Microchip)



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: