h1

O Vao y la aldea de Vilarchán

octubre 21, 2007

Se ha desatado la polémica en los últimos días por la decisión de un grupo de vecinos de la aldea de Vilarchán, en el municipio pontevedrés de Ponte Candelas, de adquirir mediante una hipoteca en común, una casa del pueblo (ver foto) para evitar de esta forma que pasase a ser propiedad de una familia de gitanos procedentes del asentamiento chabolista de O Vao, en Poio, a escasos kilómetros de la capital pontevedresa.

desarrollo.jpg

Nada menos que cien familias se han puesto de acuerdo en esta cuestión, lo que supondrá para ellas un gasto hipotecario mensual de unos 16€ a lo largo de los próximos 35 años. La vivienda será destinada a uso social como Casa del Pueblo.

Evidentemente, la polémica está servida. Por un lado, la anterior dueña de la casa, que ya había llegado a un acuerdo con la familia gitana para la venta, aceptó finalmente la oferta de la comunidad vecinal siendo esta de mayor cuantía, obviamente. Por otro, los vecinos alegan que no se trata de una cuestión de racismo, sino de una medida destinada a evitar que su aldea se pueda convertir en el nuevo “supermercado de la droga” que es actualmente O Vao y que será derribado en breve . Por otro más, los gitanos defienden la legitimidad de sus ingresos y niegan estar implicados en asuntos de drogas.

Creo que es un tema enormemente complejo y para el cual es difícil hallar una solución. Sin embargo, me parece injusta la postura de criticar a los vecinos por haber realizado la compra de la casa. ¿Acaso los que cuestionan la postura de éstos dirían lo mismo de vivir ellos en Vilarchán? La venta de droga en O Vao es una realidad pese a que lo nieguen (Ocurre algo similar en Penamoa, en La Coruña) y el miedo de los vecinos está, creo yo, bastante justificado.

Por otro lado no debemos olvidarnos del derecho inalienable de todo ser humano a una vivienda digna. Pero estos gitanos ya han rechazado la posibilidad de un piso de alquiler. Es decir, han tenido alternativa. Problemas de esta índole suceden constantemente y en todas partes a todo el mundo. Pero parece que a veces por el simple hecho de pertenecer a otra etnia, todo se reduce a una cuestión racial.

Como digo, un tema espinoso. En la marginación social de los gitanos concurren la hipocresía de los políticos (y de la sociedad en general) el rechazo, la incomprensión y el miedo por parte de los ciudadanos, y también de los propios gitanos, que rechazan una sociedad que impone una leyes y costumbres que todos tenemos que aceptar, exigir y respetar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: