h1

Jungla De Cristal

septiembre 21, 2007

  Tras el fiasco de la cuarta entrega, creo que es un buen momento para recordar la película que catapultó a la fama a Bruce Willis y se convirtió en uno de los grandes mitos cinematográficos de los 80.

b0002b15we01lzzzzzzz.jpg

Así es, Willis percibió por su papel de John McClane nada menos que cinco millones de dólares, una cifra récord para la época teniendo en cuenta que se trataba prácticamente de su primer papel protagonista (El actor era conocido hasta entonces, por su papel de detective en la serie Luz de Luna y por la excelente aunque más bien olvidada Cita a Ciegas de Blake Edwards).

Aún con eso y todo, probablemente los productores (Lawrence Gordon y Joel Silver, creadores también de las sagas Arma Letal y Matrix) acabaron pensando que el sueldo de Willis estuvo bien invertido, así como el del resto de actores, pues el magnífico reparto es una de las claves de la popularidad del film; Reginald VelJonhson, el entrañable Carl Winslow de Cosas de Casa, encarna al sargento Al Powell, que con su carácter bonachón y afable pero no por ello menos profesional, se convierte en el principal apoyo de John McClane fuera del edificio, Robert Davi interpreta al alocado agente especial Johnson del FBI (esta claro que en una película americana, salvo que el prota sea del FBI, estos no van a hacer nada bueno 😀 ) Bonnie Bedelia hace el papel de la osada Holly Gennaro (perdón, Holly McClane 😉 ) y, por encima de todos, Alan Rickman es Hans Grüber, uno de los mejores villanos de la historia del cine…

La interpretación de Rickman (el profesor Snape en la saga Harry Potter) es de sobresaliente. Compone un villano frío, calculador, elegante, impasible… que ha tenido en cuenta cada pequeño detalle a la hora de planificar su golpe y que es capaz de humillar al FBI la policía y quien más se preste juntas. Representa el contrapunto perfecto para un sucio, grosero y violento McClane, de hecho, el encuentro de ambos por vez primera, representa una de mis escenas favoritas de la peli.

diehard.jpg

Pero las escenas memorables de Jungla de Cristal son muchas: El asalto al edificio por parte de la banda de Gruber, la extorsión de éste a Takagi, la pelea de McClane con el hermano de Karl, cualquiera de las conversaciones entre Powell y McClane (¡Ah! y no nos olvidemos del subcomisario Dwight T. Robinson, interpretado por el genial Paul Gleason), el momento telefónico a tres bandas entre Hans, McClane y Ellis (el capullo que trata de venderle) o el fantástico climax final, en la azotea del edificio.

En resumen, Jungla de Cristal es mucho más que una película de acción, es una reinterpretación de Sólo Ante El Peligro, con el inconfundible estilo de los 80 y John McClane encarnando el estilo de policía irónico, divertido pero implacable, del que beben la mitad de los héroes de acción posteriores, que sacude hostias casi en la misma medida que las recibe, pero que con eso y todo, es capaz de anticiparse a sus enemigos y salvar la situación, aunque para ello acabe como si no se hubiese duchado en un año 😀 . Quizá la mejor película de acción de los últimos veinte años.

Como no quiero hacer posts kilométricos, dejaremos el resto de la saga y las curiosidades para un próximo post

¡¡Yippi ka-yei, hijo de puta!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: