h1

Full Monty

julio 12, 2007

Seguro que todos os acordáis de esta película, estrenada en 1996 y que se hizo enormemente popular en aquella época, aunque hoy día parece haber sido relegada al olvido.

La película obtuvo cuatro nominaciones a los Oscar (incluyendo mejor película) y un arrollador éxito de crítica y público en todo el mundo. Pero no sólo eso; se convirtió en un fenómeno social y durante algún tiempo todo hijo de vecino se propuso emular a los protagonistas del film y surgieron aprendices de strip-tease como setas. No obstante, pasado ese tiempo, la película, a pesar de su enorme repercusión social, no alcanzó el status de “film de culto” que si obtuvieron otros films ingleses como la inmensa Trainspotting o Lock, Stock And Two Smoking Barrels.

Lo cierto es que he vuelto a ver la peli hace poco, y, a mi entender, no sólo no ha perdido ni un ápice de su gracia, sino que ha ganado, y mucho; Cuando la vi en el cine y varias veces después en casa (¡si hasta me la compré original en VHS!) me partí el culo hasta decir basta con infinidad de detalles: La escena de la cola del paro, el casting para formar parte del grupo, la detención por parte de la policía…como comedia, Full Monty cumple sobradamente su cometido, pero es que, además, va mucho más allá. Realmente, aunque ya lo había leído en críticas y todo eso, nunca había reparado en el poso amargo y triste que adorna toda la película y a todos los personajes: La lucha de Gazz (Robert Carlyle) por poder pagar la pensión para ver a su hijo, los complejos de Dave (Mark Addy) por su figura, los infructuosos intentos de Gerald (Tom Wilkinson) por ocultar su despido a su esposa…incluso el intento de suicidio de Lomper (Steve Huison), aunque cómico en la apariencia, no puede resultar más desalentador.

Todo ello para mostrar las consecuencias de lo que ocurre cuando las cosas no van bien y el trabajo escasea. Todo el mundo tiene que buscarse la vida lo mejor que puede y tratar de seguir adelante, y todo el mundo tiene algún motivo para hacerlo. Como digo, todo un peliculón a reivindicar, que consigue al mismo tiempo la difícil tarea de hacernos reír sin por ello renunciar a hacernos reflexionar sobre un problema que está presente no sólo en Sheffield, sino en cualquier parte y que sigue hoy, diez años después de su estreno, tan vigente como el primer día.

Si no la habéis visto, no sé a qué demonios esperáis 😀 , y si ya la habéis visto, dadle una nueva oportunidad, veréis como os gusta incluso más 🙂 .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: