h1

Mi primera consola

febrero 3, 2007

Con este cursi título pretendo hacerle un pequeño homenaje a la primera consola que tuve en mi vida; la poco exitosa y largamente olvidada Amstrad GX4000.

Desde luego, no era una gran consola. Se trataba de una máquina de ocho bits que salió muy poco antes de la llegada al mercado de las 16 bits de Sega y Nintendo (puedo deciros cuando me la regalaron: 20 de julio de 1989, ¡ mi 7º cumpleaños! 😀 ). Por ello y por otros factores como el elevado precio de los cartuchos, la escasez de juegos, y, para que negarlo, su escasa calidad la consola fue un rotundo fracaso para Amstrad y hoy día no está en el cielo de las consolas junto a la NES, la Master System etc.. Dudo que por una GX4000 ocurriesen cosas como estas 😉 .

Hasta donde me alcanza la memoria, sólo tuve 5 juegos, y, desde luego, no conocía a nadie más que la tuviese para poder cambiar 😦 Con la consola venía el Burning Rubber, un juego de coches en el que sólo tenías un coche y un circuito que corrías interminablemente hasta que al final, no te llegase el tiempo para llegar a un checkpoint. Por increíble que parezca el juego era bastante adictivo y tardé en cansarme de él. Al final de cada partida te aparecía un mapa del circuito en el que se iban pintando con distintos colores las vueltas que habías dado, y llegaron a ser muchas xD

Después llegó el mejor juego que tuve de la consola y uno de los que más me han marcado (entonces era fácilmente impresionable, todo hay que decirlo): El Switchblade, una conversión de un arcade de ordenador en la que manejábamos a un tipo por una serie de gigantescas cuevas enfrentándonos a extrañas criaturas. De una simpleza aplastante, los fondos sin scroll y unos gráficos muy repetitivos, conseguía engancharte por varias razones: era larguíiiiiiisimo y en aquella época, recordemos, no había forma de guardar la partida y en la mayoría de los casos, ni siquiera passwords, así que no te quedaba otra que jugarte el juego entero de cada vez. A pesar de su sencillez gráfica no estaba nada mal ambientado, las cuevas y los enemigos eran bastante inquietantes y la melodía acompañaba bastante bien. Por cierto, la imagen pertenece a la versión de PC, la de GX4000 creo que era algo mejor.

Después llegaron otros, Klax, una especie de puzzle de la familia del Tetris o el Columns pero no tan adictivo, Fire Forget II, uno de carreras de coches futuristas del que apenas me acuerdo y, finalmente, Barbarian II, un clon de Conan que se suponía iba por ahí matando a monstruos. Y digo se suponía porque el juego estaba defectuoso y el tal Barbarian andaba cuando le parecía a él y nunca atacaba, con lo que el primer monstruíto ya me mataba siempre 😦 Por aquel entonces ya estaba algo desengañado con la consola, casi todos mis amigos tenía la Master System (y muy pocos la NES, curioso ¿verdad?) y yo estaba como “aislado” con mi GX4000, así que me deshice de ella, cosa de la que hoy día me arrepiento bastante; sería un pequeño tesoro 😉

En la próxima, la Game Gear 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: