h1

Ya estamos otra vez…

diciembre 10, 2006

En este gigantesco e interminable baile de reformas educativas, de LOEs, LOUs LOGSEs de asignaturas obligatorias u optativas y mil diferencias más, por fin parece que se empiezan a ver resultados tangibles de estas leyes (concretamente de la LOE), y uno de ellos es el establecimiento de la asignatura Educación para la ciudadanía en primaria como obligatoria y evaluable.

Algunos de los aspectos que tratará esta asignatura se refieren a la dimensión humana de la sexualidad, el respeto a las opciones laicas o religiosas de todos los ciudadanos y el pluralismo moral. Así dicho, queda un tanto vago e incluso algo demagógico, pero lo que es indiscutible es que son valores imprescindibles en la sociedad actual, y por lo tanto encuentro más que conveniente la existencia de una asignatura de estas características. Falta ahora por ver los contenidos concretos de la materia y también quién y cómo la imparte. Una asignatura con unos contenidos tan dados a la subjetividad puede volverse totalmente inútil en manos de un docente dogmático, ultraconservador o…cristiano.

Sí, cristiano, o más bien cristiano “facha” o conservador o como se les quiera llamar. Porque todo esto viene a cuento de las declaraciones del presidente de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, un personaje que cada vez que abre la boca sólo es para decir sandeces. Como veis, sus palabras las he sacado de Libertad Digital -o sea, que Martínez Camino juega en casa ;)- y aún así siguen resultando bochornosas.

Sigo sin entender cómo alguien así puede tener tal capacidad de convocatoria y conseguir que siempre se le escuche, cuando lo único que hace es criticar las -pocas- buenas iniciativas que pueda tener el gobierno. Lo más flagrante, es que los acuse de “querer adoctrinar a los alumnos, pretendiendo meter en su cabeza principios morales sobre el matrimonio y la familia” ¡que un obispo diga esto es el colmo! ¿Pero que coño llevan haciendo ellos dos mil años?

¿Su alternativa? Religión cristiana, para todos, obligatoria y computable. Si señor, una magnífica solución. Los tiempos cambian. Antes simplemente era escoger entre religión -cristiana, obviamente- o ética. La mayoría cogíamos religión creo que simplemente por inercia, no porque nuestros padres o nosotros mismos fuésemos especialmente devotos. Pero en muy pocos años han cambiado bastante las cosas. Hay mucha más libertad, las familias son más diversas y las creencias también. También hay nuevo problemas. Que alguien me corrija si me equivoco pero yo creo que esto del acoso escolar y el maltrato físico y psíquico es cosa sólo de ahora. A ver, una cosa es que te lleves un par de collejas de vez en cuando o que estés bastante puteado (mejor si es al revés xD) y otra muy distinta es que por cosas así quieras suicidarte, sufras depresión o lesiones de gravedad…

Algo me dice que el señor Martínez Camino era de los que llevaban las collejas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: