h1

Michael Moore

septiembre 10, 2006

Me gusta bastante el director Michael Moore. Es tendenciero, manipulador y autocomplaciente, pero también ingenioso, mordaz, divertido y, desde luego, siempre pone el dedo en la llaga en todas sus películas.

Ayer vi Roger & Me, y quizá sea la que más me ha gustado. Bowling For Columbine también está genial, aunque creo que es un tanto exagerada (pero bueno, realmente no lo sé). Fahrenheit 9/11 también mola, aunque por momentos resulta un tanto aburrida y demasiado melodramática. Por último, The Big One tiene momentos impresionantes -como la entrevista con el presidente de Nike al final- pero la mayor parte de la película trata del propio Moore promocionando uno de sus libros, lo cual no resulta muy interesante…

En Roger & Me habla del cierre por parte de General Motors de diversas fábricas de coches a lo largo de los EEUU con el objetivo de trasladarlas a México y así reducir costes. Estó conllevó el despido de unos treinta mil empleados de la compañía y el fin de la prosperidad económica de la ciudad natal de Moore, Flint, en la que se hallaban varias de esas fábricas.

Por un lado vamos asistiendo a los intentos del director de contactar con Roger Smith, presidente de GM (de ahí el título de la película) a cada cual más surrealista, como cuando en las oficinas principales de GM le impiden el paso sólo cuando descubren que está rodando un documental acerca de los extrabajadores de la compañía en Flint. Y por el otro vemos la drámatica situación que se vive en dicha ciudad, donde la gente malvive como puede, muchos se ven en la calle de la noche a la mañana y la delincuencia aumenta de manera descontrolada. Resulta bochornoso ver como un alguacil sin escrúpulos desaloja a algunas familias sólo por deber un mes de alquiler.

Sin embargo lo que más me llamó la atención fueron las medidas que tomó el ayuntamiento de Flint para tratar de mejorar la economía. No se les ocurrió otra cosa que tratar de convertir un ciudad norteña semiabandonada y con un alto índice de criminalidad ¡en un destino turístico! todo ello con fastuosas inversiones que desde luego no podían permitirse como hoteles de lujo o recintos feriales u organizando congresos o exposiciones. Ni que decir tiene que fue un rotundo fracaso (en sus siguientes películas se puede ver lo que es Flint hoy día…)

Es una verguenza que para ganar unos cuantos millones más, la empresa más grande del mundo no dude en dejar sin trabajo a miles y miles de personas (además de su propio país) pero tampoco es muy loable que a una de las manifestaciones en contra del cierre de una de las fábricas acudieran…4 personas. Moore hizo con Roger & Me mucho más por los trabajadores de Flint de lo que ellos mismos hicieron.

Ahora mismo, Moore está trabajando -además de en una continuación de Fahrenheit 9/11- en un nuevo documental, sus nuevas “víctimas”, la industria farmacéutica y el sistema sanitario norteamericano. La cosa promete.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: