h1

¿Qué lugar es este?

¡Sed bienvenido a El Guerrero Errante, mi humilde posada, forastero! Pasad y poneos cómodos, enseguida os atenderé, si tenéis hambre, puedo prepararos un delicioso asado de ganso o jabalí acompañado de una pinta de la mejor cerveza del condado ¡os lo aseguro! Si así lo deseáis, también tengo habitaciones para pasar la noche al módico precio de una moneda de oro. En los últimos años, estas tierras se han vuelto muy peligrosas, y no es seguro que deambuléis por ahí si no las conocéis a fondo, incluso para un fornido soldado como vos, pero ¿qué estoy diciendo? Vos aquí de pie y yo parloteando sin parar, dejadme vuestra espada y escudo; las pondré a buen recaudo…

Puede que os asalte la curiosidad sobre mi establecimiento, noble señor. Veréis, El Guerrero Errante es un lugar en el que viajeros de todo tipo hacen un alto en el camino para tomar una cerveza y escuchar alguno de mis mediocres relatos; me gusta hablar de muchas cosas, pero casi siempre me oiréis divagar acerca de cine, videojuegos, música o libros, temas en los que soy un pequeño aficionado y un gran ignorante. Pero también oiréis historias acerca de política, actualidad o simplemente tonterías que pululan por este vasto continente que llamamos la Tierra de Internet. Nunca sabréis con que os vais a encontrar cada vez que nos visitéis, pero siempre podéis dejar muestra de vuestra opinión acerca de lo que os cuente; poco importa que estéis de acuerdo conmigo o no; podéis decir lo que queráis, todas las opiniones serán bien recibidas mientras no me ofendáis a mí ni a ninguno de los otros visitantes que también tengan algo que decir ¡Deberíais ser cautelosos respecto a eso! Tal vez entre estos aparentemente inofensivos clientes se esconda un poderoso mago que os convierta en un hoygan para el resto de vuestra vida si osáis insultarle…

Ahora tomad asiento, por favor. El relato de esta noche va a comenzar; muchos ya han tomado más pintas de las que pueden soportar, el ambiente está animado, los hoygans empujan las puertas con sus pezuñas pero no conseguirán entrar en la posada, y la luna llena dará el resplandor suficiente para que sea una noche mágica…

Una vez más, sed bienvenidos a El Guerrero Errante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: